Claudia Rueda
Océano Travesía, 2011
Interesante albúm al que debemos prestar atención desde la portada, donde muestra dos pequeñas figuras en blanco y negro, un circulo rojo, el título… Todo ello combinado parece invitar al lector a manipularlo, quizás a girarlo, y sólo así descubrirá las muchas maneras de ver esa portada.
¿Arriba o abajo? ¿blanco o negro? Esto anuncia la intención del pequeño libro que se centra en el concepto de que todo es relativo, y para establecer una secuencia utiliza la figura de un ratoncito que intenta escapar de un gran gato negro, mientras el hilo de un ovillo se va enredando por todas sus páginas.
A partir de esta clásica pareja de las persecuciones (ratón que te pilla el gato…) la autora va presentando diferentes  palabras con significado contrario y acompañadas del signo de interrogación, lo que lleva al lector a un constante estado de pregunta, a no dar nada por sentado, a visitar lugares y situaciones planteandose que lo que para uno resulta grande, para otro puede no serlo tanto, pues la percepción cambia de unos a otros.
Todo este juego el niño lo capta de manera intuitiva, a través de una ilustración limpia, sin distracciones, con figuras de colores planos recortadas sobre un fondo blanco que resultan expresivas y rotundas y favorecen la observación.
El breve texto presenta, a veces, alguna palabra que puede parecer poco usual, quizás debido al pais de origen del libro, pero no es impedimento alguno para captar el mensaje, sino más bien una ampliación de vocabulario que suma puntos a este pequeño álbum, que va un paso más allá. MB
Anuncios