olivia shakespeareSofía Rhei y Jesús Gabán. – Edelvives, 2014

Si en sus obras anteriores, las dedicadas al joven Moriarty (ver reseña de Los misterios de Oxford en este blog), Sofía Rhei fantaseaba con la infancia de personajes reales y literarios como el citado, Alicia Liddle, Watson o Lewis Carroll, en esta ocasión crea un nuevo personaje ligado a la vida del escritor más famoso de la Inglaterra de finales del siglo XVI. Esto da pie a la autora a recrear la vida cotidiana de la época en Londres, focalizándola en la casa de William Shakespeare, sus costumbres y forma de vida.

Olivia Shakespere (personaje surgido en la imaginación de la autora a partir de unas palabras de Virginia Wolf) quiere escribir obras de teatro. Tiene la imaginación y tiene el talento necesarios para ello, pero no es fácil ser mujer en este siglo en Londres, y mucho menos tener un papel destacado en su sociedad ni una profesión como la de actriz o escritora. Tampoco es fácil conseguir papel o tinta, y tocar la de su hermano le puede traer problemas. Así que Olivia no debe desperdiciar ninguna oportunidad y así lo hace, sin sorprenderse demasiado, cuando un grupo de personajes fantásticos le ofrecen la oportunidad de escribir una obra para representar en la fiesta de la primavera.

Una novela cargada de imaginación, tierna, divertida y de fácil lectura que permite el acercamiento a lugares y situaciones reales de una época histórica desconocida, así como a temas tan necesarios como la creación literaria o el papel de la mujer en la sociedad. Pero es también un acercamiento a la vida de William Shakespeare, a su entorno familiar y laboral, y a algunos de los personajes propios de su universo literario. Pues si bien el personaje principal sí es ficticio, no lo son los lugares y la descripción de la vida cotidiana de finales del siglo XVI, ni los detalles de la vida del escritor. Las ilustraciones, a lápiz negro, muestran principalmente la minuciosidad y el detalle de vestuario y objetos de la época. MLP

A partir de 8 años