frederickLeo Lionni. Kalandraka, 2014

Los granjeros se habían marchado, las cuadras estaban abandonadas, el granero vacío y el invierno se estaba acercando. La familia de ratones comenzó a almacenar maíz, nueces, trigo y paja. Todos trabajaban noche y día, todos menos uno, Frederick, que permanecía aislado y pensativo sentado en una roca. Cuando los demás ratones le preguntaban por qué no trabajaba, el respondía que estaba recogiendo rayos de sol para los días fríos de invierno; colores para los días grises y palabras porque el invierno es largo y podrían quedarse sin cosas que contar. Cuando llegó el invierno, las provisiones se fueron agotando poco a poco, y con el invierno llegó el frío y la falta de palabras. Fue entonces cuando Frederick alimentó sus espíritus con poesía y les brindo un rayo de sol en la helada madriguera. Su poesía les había ayudado a soportar los días más difíciles del invierno.

Con Frederick, Leo Lionni aborda el tema del respeto a la individualidad y el valor de la poesía. Junto a la importancia del trabajo, Leo Lionni recuerda al lector la necesidad de alimentarse de otras cosas que maíz y nueces. Mientras el resto de la familia de ratones trabajaban noche y día recogiendo alimentos para pasar el invierno, Frederick permanece sentado recogiendo rayos de sol para los días fríos, colores para los días grises y palabras para contar en los días largos. Este comportamiento, aparentemente egoísta de Frederick, no solo fue respetado por el resto de los ratones, sino que redundó en su beneficio y fue valorado cuando llegó el momento.

Leo Lionni está considerado uno de los autores pioneros del libro-álbum. En palabras del autor: “Uno de los ingredientes más importantes para estimular y dirigir la imaginación infantil es el libro-álbum… en donde, con la mediación de un lector adulto, el niño descubrirá la relación entre el lenguaje visual y el verbal. Más tarde, cuando esté solo y pase las páginas una y otra vez, las ilustraciones articularán su primer monólogo interior consciente.”

A pesar de que Frederick fue publicado por primera vez en 1963 mantiene la frescura original tanto en el texto como en las ilustraciones. El uso del collage como técnica de ilustración, introducida por Lionni en su primer libro, no sólo revolucionó la ilustración de los libros infantiles, sino que sentó las bases de un género experimental. En este álbum ilustrado, el autor mantiene el mismo esquema a lo largo de todo el libro: ilustraciones a doble página y a sangre, dominando sobre un breve texto situado en la parte superior de la página izquierda. AR

A partir de 3 años.