isla tiempo perdidoSilvana Gandolfi. – SM, 2014

Giulia ha acudido con su clase de excursión a una mina. En el momento en que las explicaciones del profesor comienzan a tornarse aburridas, aparece Arianna, su mejor amiga. Juntas las dos chicas se separarán del grupo y acabarán perdidas en el laberinto desconocido de corredores de la mina, desde donde accederán sin desearlo a una misteriosa isla. Todo es extraño en ella, desde el volcán situado en el centro hasta esa cantidad de objetos enterrados entre la arena negra de sus playas. Pronto se darán cuenta de que el tiempo pasa lentamente, tanto, que atardeceres y amaneceres se prolongan eternamente. Pero la isla no está desierta. Un grupo de chicos, encabezado por Daniele, quien pronto hará buenas migas con Giulia, explicarán a las dos amigas que han llegado al lugar al que llega todo aquello que se pierde en la Tierra, personas, objetos, pero también sentimientos, estados de ánimo y cualidades como la paciencia, el coraje o la memoria.

La autora, que ya en las citas elegidas para presentar el texto defiende el ocio y la pérdida productiva del tiempo, hace una distinción fundamental entre la necesidad de perder el tiempo por necesidad de descanso u ocio, y el tiempo perdido por estupidez, atolondramiento o inacción. Resulta curioso ver cómo mientras muestra su teoría, somete a sus personajes a una continua acción, que en ocasiones transforma en peligrosa aventura, pero siempre una acción deseada, no forzada sino voluntaria, alejada de las obligaciones e imperativos de la vida.

Una novela ágil y adictiva, de lectura sencilla, sobre la importancia de ocupar el tiempo en aquello que nos hace felices, pero también sobre la amistad, la supervivencia, la manera en que la vida nos aleja de nuestras aficiones y de cómo evitarlo. M.L.P.

A partir de 10 años

Anuncios