el mar

Patricia García-Rojo e Iratxe López. – SM, 2015.

Una ciudad bajo el mar. Una ciudad con sus calles, edificios, coches, parques y comercios. Una ciudad bajo los tejados, únicos espacios habitables en los que viven Rob y sus vecinos desde que el mar decidió tragárselo todo.

Roberto Vega tiene dieciocho años, once más que el día en que el mar inundó todo su mundo llevándose con él a su familia. En realidad da igual que tengas siete o veinte o cien años ante una cosa así, dice Rob, narrador de su propia historia en la que se alberga la de todos los supervivientes de la catástrofe que no quisieron abandonar el lugar y que poco a poco consiguieron organizarse y crear un espacio habitable de pequeños tejados como islas al que consideran hogar. Un archipiélago artificial alejado de la vida terrestre pero muy llamativo para la gente del interior que con curiosidad lo visita para conocer, frívolamente, los escenarios inundados, mapa de recuerdos y tesoros escondidos que Rob y sus amigos exploran cada día en busca de objetos que poder intercambiar, a los supervivientes no les interesa el dinero, por algo de comida o el alquiler de una bombona de oxígeno que les permita bucear más abajo o más lejos de los territorios explorados.

El día que Rob, en una de sus inmersiones en solitario descubra una casa escondida de cuya chimenea sale inexplicablemente un humo rojo, será consciente de que la magia existe, y en la magia encontrará una salida para conseguir su libertad y la posibilidad de vivir como quiere, rodeado de pequeñas cosas, sin grandes pretensiones, pero sin prescindir del amor, porque Cuando el mar se lo tragó todo, se llevó a nuestros seres queridos. Una barrabasada así debería enseñarte a no volver a amar a nadie. Pero lo cierto es que nos enseñó justamente lo contrario.

Una novela coral de aventuras submarinas, convivencia, magia, amor y fantasía sobre la importancia de los pequeños detalles y la búsqueda de la felicidad desde la autenticidad de los sentimientos y el desapego de lo material. Una obra que junto al planteamiento, el de una comunidad que sobrevive de tejado en tejado sin añorar la vida fácil del interior, tiene su principal atractivo en los personajes, cuyo protagonista presenta mientras describe la organización de la comunidad. Buscadores de tesoros, ingenieros y submarinistas, anticuarios, comerciantes y hasta una figura muy parecida a la de una bibliotecaria, conforman una red de supervivencia y ayuda mutua, unidos por una misma desgracia en torno al recuerdo de Gabriel, alma y corazón de la comunidad y explicación final de los misterios en los que inocentemente se verá envuelto el narrador.

Una lectura sencilla, sincera y emotiva. Una historia positiva, divertida y vital. Fluctuando ágilmente entre narración y descripción, la voz narrativa transporta al lector a unos escenarios tan impensables como verosímiles, conocidos pero exquisitamente transformados por el filtro del agua, de los rayos del sol y de la necesidad de sobrevivir en un mundo hostil y a la vez querido.

Patricia García-Rojo ha obtenido con ella el prestigioso premio Gran Angular 2015 de la editorial SM. El jurado encargado de otorgarlo la ha destacado por tratarse de una obra que acredita desde la primera página una voz y una mirada propias. Porque defiende la búsqueda de la felicidad en las cosas sencillas. La editorial, por su parte, ha conseguido continuar el relato en las cubiertas desplegables y troqueladas realizadas por Iratxe López. M.L.P.

A partir de 13 años

Anuncios