El mar no siempre es azulSilvia Martínez-Markus. – Palabra, 2014

La vida de Stella está a punto de cambiar para siempre. El destino se impone y se materializa el día de su decimosexto cumpleaños cuando Concha, su madre adoptiva, le presenta a Calipso, una hermosa sirena encargada de su protección y su educación en los mares, su medio natural. La sorpresa que supone reconocerse como miembro de una especie diferente a la que conoce y en la que ha vivido hasta entonces, se convierte en disgusto y malestar al ver que su vida cambiará irremediablemente por la necesidad, entre otras, de ocultar a los demás su verdadera condición. Sin embargo, conocer en profundidad el medio al que pertenece la ayudará a aceptarse y disfrutar  como miembro de la familia submarina. Más aún cuando poco a poco descubra que no es un miembro más, sino la elegida para salvar el mar de una terrible amenaza.

El contenido no responde, y no hace falta, a las expectativas de la foto elegida para la cubierta, que llamará la atención a lectores adolescentes en busca de una historia romántica e intimista. Su interior esconde varias tramas de amistad, crecimiento personal y mitología marina entre las que sí se cuela una bonita e inocente historia de iniciación amorosa, pero El mar no siempre es azul es principalmente una novela de aventuras bajo el agua llena de acción, secretos y misterio, con sus buenos y sus villanos, secuestros, desaparecidos que aparecen, persecuciones y muertes.

Es mérito de la autora la creación de ese mundo submarino paralelo al del exterior, con sus diferentes habitantes, sus costumbres, sus comidas, sus modas, sus distintas ciudades y formas de vida, sus familias y particularidades, desconocido en el exterior, pero que convive de incógnito y ayuda al humano en todos los aspectos que se refieren al mar.

Una novela de lectura sencilla y adictiva, narrada en primera persona por la protagonista, que no obstante adolece en ocasiones de falta de continuidad en las tramas secundarias, lo cual sin embargo, aunque sorprende, no obstaculiza ni interrumpe su comprensión. Su final abierto y no resuelto, hace pensar en la posibilidad de una continuación. M.L.P.

A patir de 12 años

Anuncios