la buena vidaSara Fratini. – Lumen, 2015

Nadie dijo que la vida fuera fácil. Sin embargo, y por muchas razones, la vida puede ser muy buena, todo depende de la forma en que la vivamos. En los últimos años, muchos han sido los libros publicados que ayudan a encarar la vida con una sonrisa. Libros de frases y sentencias positivas y optimistas, casi siempre dirigidos a mujeres, muy cercanos a los tan denostados libros de autoayuda. Libros que reiteran consejos y recomendaciones que todos y todas conocemos pero que no siempre somos capaces de llevar a la práctica cuando sufrimos un revés. Entre estos libros, ciertos álbumes acompañan sus mantras con divertidas imágenes que ilustran el mensaje y hacen que el lector lo reciba con una sonrisa, incluso carcajada en los labios. De ese modo, aunque la frase no ayude, al menos lo hará la risa.

La buena vida es un ejemplo de este tipo de obras. Un álbum que Agustina Guerrero, autora de una serie de diarios en los que, en el mismo tono y estilo descrito, ríe y se ríe de sus propios defectos, califica de Pura magia. 

La buena vida está protagonizado por mujeres. Jóvenes muy alejadas de la perfección pero hermosas en sus intenciones, su vitalidad y rotundidad física. Mujeres que se comen el mundo, que bailan buscando el bienestar, que se quieren, se piropean, sueñan, aman, dudan, sufren, lloran, se enfrentan a sus propios monstruos, se equivocan y resurgen siempre alejadas del victimismo.

Lejos de alabar el valor literario del texto, claramente cercano a las obras de autoayuda, recomendamos La buena vida por la calidez de sus imágenes, llenas de autocrítica y humor, y la vitalidad de sus protagonistas, en las que muchas mujeres nos reconocemos. Como reconoceremos la necesidad de repetirnos a menudo todas esas frases que tan orgullosamente rechazamos como manidas, y tan difícil nos resulta aplicar en nuestro camino hacia la salud mental y la felicidad. ¡Observen, lean y no tengan miedo de practicarlo! M.L.P.

A partir de 15 años