descargaÁlvaro García Hernández. SM, 2016

León Kamikaze es una novela de recomendable lectura. Su atractiva historia, los potentes personajes, el humor que la recorre y la perspicacia para retratar el mundo adolescente, hacen de ella una interesante lectura que conectará con el público juvenil. Merecedora del Premio Gran Angular de este año, relata la peripecia vital de León, un adolescente conflictivo que, tras pasar por varias casas de acogida y ser rechazado por las familias, se enfrenta a su soledad con silencio y rebeldía. Hasta que reencuentra a su tio y conoce a Lola…pero esto no arreglará las cosas, son ingredientes que se suman a la curiosa evolución de un personaje fuerte y atractivo que busca su lugar en el mundo.

Dividida en tres partes, el narrador va desgranando el pasado y el presente de León con un ritmo ágil, muy ágil, en capitulos cortos con párrafos encabezados por hastags que sirven de resumen, de adelanto de lo que se va a tratar, de las andanzas del protagonista y del resto de personajes. Un punto fuerte de la novela son los variados personajes que por ella transitan y si el principal está bien definido, el resto también resulta interesante, desde Lola y su grupo de amigos hasta su tio, extraño y genial, que resulta determinante en la evolución de León. Y no porque se lo ponga fácil.

El autor, buen conocedor del mundo adolescente, consigue párrafos bastante certeros sin demasiadas descripciones. A veces, con una sola frase transmite situaciones, emociones, personalidades, y deja que el lector complete e imagine lo que él apunta. Sólo al final se extiende, cuando la historia deja de avanzar por los impulsos del personaje y la búsqueda se vuelve más reflexiva, más emotiva, más intensa a su manera.

Y no olvidemos el humor que recorre el texto, sobre todo en las dos primeras partes, el humor que se destila de la vida cotidiana y que solo un ojo entrenado es capaz de encontrar y recoger incluso de las situaciones más dificiles. Las referencias literarias y una última parte dedicada a la India añaden interés a una novela en la que caben todos los finales posibles, y que hará que el lector se pregunte hasta la última página ¿que sorpresa guarda el autor?

Si fue la historia la que eligió al publico destinatario o el autor ya sabía hacia quién la dirigia…eso da igual. El resultado está ahí. MB

Recomendado a partir de 15 años

Anuncios