imagesArthur de Pins. Dibbuks, 2013

Tercer título de la saga Zombillenium, un cómic que atrapa nuestra atención desde la atractiva portada y cuya acción se desarrolla en un peculiar y realista parque de atracciones, tanto que sus integrantes son muertos de verdad, muertos vivientes. Vampiros, brujas, momias, zombis y hombres lobo que quedan contratados por toda la eternidad. La saga, hasta ahora con tres títulos en nuestro país, presenta una linea argumental planteada con mucho humor, llena de acción y guiños al lector, con tramas que parodian todo lo que asociamos al mundo de estos personajes fantásticos, pero que además esconde bastante crítica social donde se muestra un negocio en crisis, el mundo empresarial, la competitividad…aunque aquí el contrato de empleo si que es indefinido…

Y es que el humor, y aqui hay mucho, permite tratar todo tipo de temas. Pero hay que destacar por igual el desarrollo gráfico de este cómic, con una ilustración de corte realista muy llamativa, realizada por ordenador con gran maestría, consiguiendo personajes expresivos, diferentes, redondos, tanto en los princiales como en los secundarios.

Para poneros en antecedentes podemos contar a grandes rasgos que en un primer tomo, titulado Gretchen, conociamos el lugar y la preocupación porque las visitas al parque estaban bajando y necesitaban una nueva estrella que atrajera clientes, ya que los asistentes ya no se asustaban tan fácilmente, mientras que el segundo tomo, Recursos humanos, trata sobre los ataques que sufrían algunos trabajadores  por parte de los vecinos que no quieren monstruos en la comunidad. Todo esto mientras se van descubriendo los secretos que realmente esconde el lugar. En el título que nos ocupa, un nuevo y cruel asesor se va a hacer cargo de la dirección del parque para lograr más beneficios y tener contentos a los accionistas.

La saga está concebida con unidad, el autor trabajará seis tomos en total en los que va desgranando la trama y para ello, en cada tomo, los diferentes personajes van cobrando protagonismo, abriendo paso a los secundarios, alternando el drama y la comedia en unos seres que están atados a ese parque para siempre jamas, unos seres no vivos que conviven con cotidianeidad, con problemas laborales y personales y que además tienen que controlar su instinto asesino, lo que produce situaciones cómicas y algo salvajes.

Una saga de lo más recomendable para aficionados al cómic, y si lo que quieres es entrar en este género, este y los anteriores títulos son una buena puerta de entrada.

Recomendado a partir de 13 años

Anuncios