la-visitaAntje Damm. – Tramuntana, 2016

Elisa tiene un poderoso motivo para no salir de casa. El miedo a las arañas, a las personas y a los árboles la mantiene encerrada día y noche, limpiando y ordenando. En una ocasión en que Elisa abrió una ventana para airear el espacio, un extraño objeto entró por ella. Rápidamente lo hizo desaparecer, pero su recuerdo la mantuvo despierta toda la noche, hasta que al día siguiente, el dueño del objeto llamó con insistencia a la puerta. –¿Dónde está mi avión?– , preguntó.

El miedo nos atenaza, nos limita e inutiliza, pero existen muchos motivos para romper con él y aprender a comunicarnos. En la ternura de Hugo, Elisa encontró la fuerza para comunicarse. Ambos además compartían aficiones. Sin esfuerzo leyeron y jugaron, y la necesaria, sanadora comunicación les invitó a seguir viéndose. En ocasiones el azar llama a la puerta y nos invita a abrir y compartir transformando la apatía en sincera simpatía. Desde ese momento buscaremos razones para alimentar la comunicación en un generoso ejercicio de entrega al otro.

Hugo será la luz que iluminará la vida de la ya madura Elisa, del mismo modo que iluminará las páginas de este tierno y emotivo álbum. Ilustrado con fotografías realizadas a decorados creados con arquitectura de papel y panel montado y pintado, sus colores oscuros se van tornando en color a la vez que la protagonista se va despojando de sus miedos, busca motivos para comunicarse con su nuevo amigo y dibuja una sonrisa en su cara.

A partir de 4 años